¿Qué atrae a una abeja hacia las flores?

¿Cómo atraen las plantas a la abeja?

Las plantas necesitan de las abejas y otros insectos para reproducirse y por lo tanto se han adaptado para atraerlos, de modo que han generado mecanismos que las hacen más atractivas para ellas.

No es raro ver a las abejas a montones sobre determinadas plantas y flores, de hecho prefieren las flores tubulares abiertas o planas donde se les facilita extraer las porciones de polen y néctar que necesitan.

El olor de una flor puede tener un atractivo particular para las abejas, y sus colores brillantes también juegan un papel  fundamental en su capacidad de atraer a las abejas.

Las abejas también son atraidas por las frutas, donde generan efectos no tan deseales como en el caso de las flores.

Efectos de las abejas en la fruta

Las flores que son visitadas más a menudo por las abejas producirán una fruta más grande y uniforme que las visitadas con menos frecuencia. Este efecto beneficioso de la polinización es más evidente en los árboles frutales.

¿Qué parte de una flor atrae a los insectos?

Los insectos pueden ser atraídos por más de una característica de una flor. Las características más aparentes que atraen a los insectos son los pétalos de colores. La fragancia y el néctar también actúan como un mecanismo para atraer abejas e insectos.

Los insectos polinizadores se sienten atraídos por el aroma emitido por los pétalos y las glándulas de néctar ubicadas dentro de la flor. Cuando un insecto roza una flor para recoger el néctar, los granos de polen se acumulan en su cuerpo desde la antera. A medida que la criatura maniobra a cada flor, deja un residuo de polen en el estigma y desencadena el proceso de polinización. Ejemplos de polinizadores de insectos incluyen abejas, abejorros, polillas y mariposas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *